ROBOTS DE MENTES AJENAS

Publicado en por irun fergaus (lmpika66@gmail.com)

Están sentados y respiran por acción directa de un instinto que no está relacionado directamente con su voluntad. Se mueven, ríen y piensan con otras mentes; sus conexiones neuronales dejaron de ser humanas hace mucho tiempo.

Sus vidas son dirigidas por seres  con egos demasiado grandes…demasiado para ser alojados en cerebros huecos, solo rellenos de pobreza espiritual, egoísmo y egocentrismo.

Sus mentes procesan datos como en un disco duro, los guardan en carpetas: como hablar, que decir, debes actuar…

Dejan que sus vidas y emociones sean controlados por seres ajenos a ellos mismos, no se dan cuenta del control que ejercen sobre ellos; en eso consiste en que se crean libres, autónomos y con pensamiento propio.

La mano oscura que mueve los hilos de sus brazos y de sus piernas, va engordando lentamente con la vida que va chupando de sus venas, de su corazón; y cuando ya no hay mas jugo que sacar, cuando el cuerpo se desploma en un suelo frio y solitario; abandonan a esas marionetas a su pésima suerte. Cortan los hilos que sostenían sus vidas y las desechan  en un inmenso cubo de basura, el mundo que poco a poco vamos creando.

A veces te encuentras con algún muñeco roto por ahí, lo recoges metes sus hilos por dentro y vuelves a coser sus costuras, haces remiendos para enseñarle que el cuento del niño de madera  puede hacerse real y que los robots también pueden tener sentimientos. Intentas enseñarles a amar, a pensar y decidir por ellos mismos, porque sus ideas también pueden ser validas, incluso mejor que las de los demás.

Formateas su disco duro y le das a el botón de arranque, con un comando muy preciso: se feliz y siéntete bien contigo mismo, sin importarte que piensen los demás de ti.

Etiquetado en AZUL

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post