Paginas Olvidadas en Madrid

Publicado en por irun fergaus (lmpika66@gmail.com)

Era temprano, pero las calles estaban llenas de gente , personas que miraban puestos, echaban monedas a los violinistas, curiosos filatélicos y turistas que no paraban de echar fotos a cada estatua y edificio que se encontraban a su alrededor.

Bajamos por una de las calles más abarrotadas de gente que he visto; te podías chocar con personas  diferentes, divertidas, estrambóticas, hasta vulgares. Gente que buscaba ropa, que buscaba música, arte o antigüedades; gente que buscaba vivencias, personas particulares, ajenas o unidas a ti por medio de un mismo fin.

Entramos a una de esas tiendas de libros de segunda mano, se podía oler la literatura, las paginas únicas de cada libro contaban historias no escritas, cuentos sobre las personas que los poseyeron antes, los que abriendo sus páginas dejaban un pequeño hilo de su imaginación para que tu continuaras su rastro. Flotaban en el aire nuestras mentes que se movían entre las estanterías de arte, política, ficción…nuestro tacto absorbía las rugosidades de esos libros gastados y centenarios que  sujetábamos como si fuesen tesoros escondidos, ansiosos por ser descubiertos.

Podías encontrar revistas, artículos, libros raros, misarios, poesía dedicada por fulanito a fulanita, si buscabas bien podías encontrar joyas con rostro, frases en la contraportada que te contaban el principio de una historia, te invitaba a averiguar por qué esas palabras habían sido dejadas en este libro en concreto, cual era su fin, amor, traición, amistad.

Las aceras estaban cubiertas de una fina sabana que protegía a los libros de un frio suelo, parecía que te miraban como si quisieran ser rescatados, como si desearan entrar en tu bolso y acabar en una estantería cálida rodeada de sus congéneres, ocupar un lugar privilegiado en algún sitio que no fuese una caja en un almacén gris y húmedo, esperando a otro domingo a ver si había alguna mirada compasiva que les sacase de ese mundo.

Mi mirada paseaba por ellos, uno a uno, todos parecían llamar mi atención, no me decantaba por algún tema en particular, solo observaba y me dejaba llevar por una intuición, que esperaba me llevase a un descubrimiento único. Podría decir que hoy he hecho unos cuantos, todos ellos ahora en mi estantería esperan pacientes a ser leídos.

Me siento satisfecha por haber contribuido un poco a salvar unas páginas de un mundo que no debería ser olvidado nunca.

Etiquetado en LOS BLANCOS ROJOS

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

ousia 04/13/2009 21:46

Sabes he tenido demasiadas veces esa bella vivencia, rescatar hermosas palabras encuadernadas, viejos amigos olvidados o simplemente poco valorados. He sentido demasiada veces la dulce sensacion de otro alma traspasando mi piel, entrando dentro de mi, transmitiendome su vivencia, sus algrias y penurias, sentir su frio al pasear por la calle con un gran tesoro entre mis manos. Pero no cambiaria esas sensaciones y vivencias por nada en la vida, pues ahora forma parte de mi, y cada noche en mi mundo de sombras me cobijo en ellas, y hay noches que puedo llegar a tener algun sueño que me transporta a esa realidad pasada, a ese mundo donde deseamos entrar y no abandonar jamas.
Un beso muy fuerte del alma que reside en su mundo de sombras.
ousia